Twittear

Día Internacional para la Reducción de Desastres Naturales

L

Cada día que pasa la vulnerabilidad de los grupos humanos aumenta considerablemente. Cada vez se ven con mayor frecuencia noticias que muestran cómo un pueblo ha sido arrasado por una avalancha de aguas torrenciales, o cómo una zona se ve sumida en un desastre provocado por un movimiento sísmico. A su vez, los costes económicos que implican paliar los daños causados por los desastres naturales aumentan proporcionalmente. Por si esto fuera poco, es mucho más grave saber que una parte de los desastres naturales podrían haber sido evitados si toda la tecnología de la que se dispone fuera puesta al servicio de las poblaciones, precisamente, con menos recursos económicos. Se guarda esta tecnología para los departamentos de investigación, permanece durmiendo en despachos mientras que su uso podría ser vital para una buena parte de la población en riesgo de padecer sucesos como los que estamos comentando. Desde la comunidad de naciones se está intentando llevar a cabo una Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres que intenta ofrecer esperanzas y unir a tres colectivos clave en este problema: las Naciones Unidas, grupos regionales y la sociedad civil. Aunque esta estrategia necesita, ante todo, la participación de los colectivos más desfavorecidos que poseen conocimiento directo e información de primera mano acerca de los factores, causas y efectos que tienen estos desastres en el mundo, como son los jóvenes y las mujeres. Por otro lado en el marco del Decenio Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 12 de octubre de 2001 como Día Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales, y estableció que se celebraría durante todos los años a nivel internacional.

Twittear