Sharp cede a la presión: apoya nefasta "ley antisaqueos" de Piñera

Plegándose a la criminalizadora y persecutoria línea de gobierno de Sebastián Piñera, el alcalde Valparaíso, Jorge Sharp, señaló públicamente su apoyo a la polémica “Ley antisaqueos”, que aumenta la pena para aquellas personas que sean eventualmente condenadas por esta nueva tipificación del delito.

“Va a entregar, tanto a las policías como a los fiscales y los jueces, más herramientas para evitar que en el futuro este tipo de situaciones tengan lugar” señaló el ex Convergencia Social (CS), quien da su apoyo a una medida que fortalece a una institución tremendamente cuestionada por la violación a los Derechos Humanos, como es el caso Carabineros, y confiando en la deliberación judicial de instituciones que salvaguardan a un régimen corrupto y sus instituciones, en un contexto de recrudecimiento de los aparatos represivos y coercitivos del Estado.

“Hay algo que está fallando, por eso pensamos que esta acción aporta en la dirección correcta de robustecer nuestra institucional para enfrentar este tipo de delitos” señaló Sharp, agregando “el actuar policial se concentre en el comercio y en las fuentes de trabajo de distintas comunas, en este caso de Valparaíso”.

La subordinación de Sharp al gobierno frente al problema del saqueo

Es notoria la presión del alcalde de Valparaíso a dar una respuesta frente a la crisis de Valparaíso frente a los saqueos de locales comerciales, principalmente en el caso de los pequeños locatarios, y capas medias precarizadas. Sin embargo, es totalmente repudiable su apoyo a la “ley antisaqueos”, que da mayor facultades a Policías y distintas instituciones del orden público, que sólo abren el camino a la criminalización y persecución al activismo y distintos sectores que se han venido organizando durante las intensas jornadas de protestas, durante casi dos meses.

Si es que el alcalde Sharp se preocupa de la ciudad de Valparaíso, debiera ser más enérgico denunciando la represión de Carabineros disparando perdigones y lacrimógenas, atestando de gases principalmente el sector centro. O apoyarse en sindicatos de portuarios, y plantear un impuesto a las grandes empresas de la ciudad, como el caso de del puerto a la cabeza de Richard Von Appen, donde tan sólo un día de actividad portuaria puede incluso garantizar la educación de miles de estudiantes, o la construcción de 2 Cesfam.

Este apoyo del alcalde Sharp a “ley antisaqueos” resulta criminal, en el marco de un gobierno que busca a como dé lugar, sofocar cualquier indicio de protesta masiva, y persiguiendo a activistas y manifestantes, con el objetivo de aleccionar al pueblo trabajador. De nada sirve denunciar el uso de lacrimógenas y balines, si después se le pide a la sanguinaria a irreformable institución de Carabineros perseguir a quienes saquean y producen desórdenes.

Fuente: Diario La Izquierda.